6/05/2011 Lo que no se vio pero se sintió en el festejo del 5 de Mayo…

Posdata

Los festejos para conmemorar el 149 Aniversario de la Gesta Heroica de Puebla serán recordados por los poblanos de manera muy especial, y muchas son las razones. Tal vez la más importante sea el hecho de que fue el primero del sexenio del gobernador Rafael Moreno Valle Rosas.
Sin embargo, ayer se dieron muchas acciones que contribuyeron a hacer del 5 de mayo de 2011 un día exclusivo para la ciudadanía, sobre todo para la familia panista en Puebla. Y es que fue el primer festejo que encabeza y organiza un gobernante abanderado por el PAN.
Y entre muchas otras cosas será recordado porque ayer la madre naturaleza nos dio la bienvenida con un sol resplandeciente a todo pulmón y con un sismo de 5.8 grados Richter con epicentro en las costas de Guerrero.
Afortunadamente la sacudida no pasó a mayores, por lo que únicamente nos dejó un susto menor previo al tradicional desfile y a la ceremonia cívica que se celebró en la plancha del zócalo de la ciudad alrededor de las 8:45 de la mañana. Posterior al movimiento telúrico, las autoridades confirmaron saldo blanco en todo el estado.
El segundo de los acontecimientos más destacados fue, sin duda, la visita del presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, quien se pasó prácticamente todo el día en Puebla encabezando los festejos por la histórica batalla del 5 de Mayo en los Fuertes de Loreto y Guadalupe.
El mandatario nacional arribó a Puebla, acompañado de su esposa, Margarita Zavala, y un grupo de funcionarios. Encabezó la ceremonia realizada en el mausoleo al general Ignacio Zaragoza; presenció el desfile del 5 de mayo y asistió a la representación y escenificación de la batalla de 1862. Compartió, también, el pan y la sal con el gobernador Rafael Moreno Valle y su esposa Martha Erika Alonso de Moreno Valle.
Y una expresión polémica de Calderón llamó la atención durante su mensaje: “tengo Patria antes que partido”. Esto provocó diversas reacciones de la opinión pública, en Twitter y Facebook, particularmente, por supuesto a favor y en contra que, incluso, trascendieron a nivel nacional.
Esto es parte de los hechos que se sintieron la mañana de ayer, donde estuvieron presentes funcionarios federales, estatales, diputados -también federales y estatales-, así como líderes de partidos, religiosos, empresariales, gobernadores, ex gobernadores y otros invitados especiales.
El tradicional desfile, tal vez, fue el evento que más hechos insólitos arrojó, los cuales no se dieron a la vista de todos.
De entrada, toda la zona de Plaza Dorada se convirtió un bunker. El Estado Mayor Presidencial, el Ejército, la Policía Federal, Estatal y Municipal desplegaron un fuerte dispositivo de seguridad que fue totalmente inviolable. Eso sí, muy molesto para muchos ciudadanos, quienes vieron desfilar a la nueva clase política de Puebla.
El turismo nacional e internacional abarrotó los alrededores del bulevar 5 de mayo. Sin embargo, el espacio frente al templete donde se encontraba el presidente Calderón y el gobernador Moreno Valle lució vacío. Las autoridades impidieron la colocación de sillas, quien sabe si por seguridad o para evitar la también tradicional rechifla de los poblanos hacia alguno de los presentes.
Otro fenómeno sorpresivo que se dio en el desfile y que provocó la molestia de los ciudadanos y medios de comunicación, fue el bloqueo de la señal de telefonía que dispuso el Estado Mayor. Esto evitó que se dieran detalles del desfile vía celular, internet y, por supuesto, Twitter.
Un dato más que dio risa fue el que se dio en el templete principal del desfile, ya que el Estado Mayor prohibió el paso a un grupo de legisladores que no llevaron boleto para sentarse. Entre los desafortunados estuvieron Mario Riestra Piña, José Luis Márquez, Juan Carlos Espina, quien se quejó del Estado Mayor hasta en su cuenta Twitter, y el senador panista Humberto “El Tigre” Aguilar Coronado.
Mientras tanto, el diputado del Partido Convergencia, José Juan Espinosa Torres, esta vez decidió no participar en el desfile -con el contingente de los charros- y permaneció como espectador, y fuerte crítico del PAN y el presidente Calderón, desde las gradas principales.
Por cierto, algo que llamó poderosamente la atención fue que el edil poblano, Eduardo Rivera Pérez, no haya estado tan cerca del presidente Felipe Calderón, toda vez que a su llegada y salida del desfile ni se notó que estuvo presente.
Como siempre, la imagen del gobernador poblano lo opacó, pues promovió su imagen hasta en las botellas de agua que se regalaron en el desfile.
Y lo que de plano no se vio, porque se escondió muy bien, fueron los manifestantes y defraudados por empresas como Sitma e Invergroup. Los quejosos no pudieron acercarse ni a diez calles del templete principal en el desfile.
Lo mismo llamó la atención que el presidente de México entonara el himno del Heroico Colegio Militar al momento que los cadetes marcharon justo frente a él.
Lo que molestó a los asistentes al desfile fue el abuso de los propietarios de lugares y sillas, quienes hicieron su agosto con la complacencia de las autoridades municipales pues cobraron de 50 hasta 150 pesos por un asiento.
Al final de los festejos cívicos por el 5 de mayo, el gobernador Moreno Valle cerró con broche de oro la jornada con una comilona en Casa Puebla, en la que se hizo cola hasta para entrar, y en la que los reporteros estuvieron como apestados, con seguridad personal por aquello de que algo se fuera a perder…

Nota leida en:http://periodicosintesis.com.mx/columnas/41/Alfonso---Posdata/3899/Lo-que-no-se-vio-pero-se-sintio-en-el-festejo
0000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000

Archivo del blog

Se ha producido un error en este gadget.