18/07/2012 Personas y personajes

Fernando Urbano Castillo Pacheco

Irónicamente, el día que llegué a la prisión se me asignó una celda que compartía con Edmundo Tiro Moranchel, una persona a la que no conocía pero contra la que en representación de algunos clientes, ya había promovido algunos juicios civiles.
Con Edmundo viví un mes. Como compañeros de celda, evidentemente llegamos a tener pláticas, si no de amigos, por que no lo somos, si de persona a persona, en las que él me llegaba a comentar su situación jurídica y los avances que en sus procesos él tenía, así como la disposición que el tenía para negociar con sus querellantes; las trabas que significaron en su momento las autoridades del sexenio marinista, así como las que ahora representan los líderes de diversos grupos de afectados, por lo que el hizo lo único que podemos hacer quienes nos encontramos de este lado: DEFENDERNOS.
Hace unos días, lo encontré en el área donde se practican las notificaciones a los internos. Ambos fuimos a que un actuario nos notificara una resolución Judicial; otra vez empezamos a platicar acerca de  como hemos avanzado en nuestros asuntos, y me comentaba acerca de algo que la prensa no está informando y que no se entiende por qué no ha salido a la luz, que al igual que como yo lo manifesté hace ya tiempo en este mismo espacio, los Tribunales de la Federación le han estado otorgando amparos en contra de los autos de Formal Prisión que los jueces penales le habían estado dictando, al no encontrar elementos que acrediten el cuerpo del delito de Fraude.
En el aspecto legal, el hecho de que se le otorguen los amparos que ha promovido, obliga a los Jueces Locales a Dictarle “Auto de Libertad por Falta de Elementos para Procesar”, lo que no quiere decir que mañana o pasado mañana, Edmundo vaya a irse libre, solo significa que en los casos en que ya le fue otorgada la protección de la Justicia Federal, con respecto al Fraude por el que se querellaron diversas personas, ya no hay delito que perseguir.
A Edmundo no lo considero una mala persona, desde hace tiempo y cuando aun Gozaba de mi libertad, sostuve que no se configuraba el delito de Fraude en el caso de estas Empresas Inmobiliarias y recomendaba una Acción Civil para la recuperación de lo invertido. Hoy, Edmundo Tiro me ha comentado que sigue en la misma disposición de negociar con quienes fueron sus clientes, a quienes está recibiendo aquí en el Penal, para firmar convenios que permitan que pronto ambas partes obtengan lo que desean, unos la recuperación de su dinero y el otro, su ansiada libertad.
A como están las cosas y al ver el sentido en el que se están emitiendo los criterios de la Autoridad Federal, creo que la negociación es lo mas conveniente para los clientes de INVERGROUP.
Otros personajes se encuentran por aquí con acusaciones que verdaderamente son injustas y hasta risibles.
Uno no tiene idea de las personas que puede encontrarse en este lugar, he encontrado a quien pudo haber sido mi pariente político, a un exitoso empresario, un líder sindical y hasta un exfuncionario de primer nivel. Cada uno es una historia de Injusticia. Me he preguntado, ¿Por qué en nuestro país parece que la cárcel es para el Inocente?, los delitos los vemos en las noticias pero los delincuentes no los vemos por acá.
HISTORIAS E HISTORIETAS
Una vez que uno entra en una prisión, en realidad lo que invade el cuerpo y la mente es el miedo; un miedo a lo desconocido, a las mil versiones que hay acerca de maltrato a los presos, extorsiones, y una serie de versiones que por lo menos en este penal, no son así.
La cárcel poblana, es una prisión en calma. En realidad no tengo ni idea de cómo se deba dirigir un Centro Penitenciario, pero me parece que mientras se respeten derechos humanos y se conserve la disciplina se está conduciendo con rectitud y en el caso del Penal de “San Miguel”, así es.
He tenido la oportunidad de tener cierto trato, tanto con el director del penal, como con los principales subdirectores, siempre dentro del marco del respeto y la cordialidad, y en todo momento se me ha dado un trato humano, con educación y atendiendo a las cuestiones que uno como interno del penal, en ocasiones tiene que tratar con la autoridad.
Explico lo anterior por los comentarios que he recibido de personas que ignoraban mi condición y se preocupan por mí. Todo está bien, no le crean a quien dice que ya se me cayó el jabón.
SEÑORA JUEZ DECIMO DE DISTRITO.
¿No le gustaría mandar a notificar en tiempo y forma legales los acuerdos que dicte en mi causa penal? Es pregunta.

Nota leida en:   http://www.e-consulta.com/index.php?option=com_k2&view=item&id=38216:personas-y-personajes&Itemid=334

00000000000000000000000000000000000000000000000

Archivo del blog

Se ha producido un error en este gadget.