5/04/2010 Desde 2003 la CNBV detectó anomalías de Sitma y no hizo nada en contra de la empresa

TANIA DAMIÁN JIMÉNEZ

Desde principios de 2003 la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) se percató de que la empresa Servicios Inmobiliarios y Computación (Sitma) captaba ahorro del público de forma irregular; sin embargo, sólo le exigió que retirara la palabra “financiera” de su objeto social y logotipo.

Así lo consta un oficio que emitió el organismo federal el 29 de enero de 2003, cuyas copias simples tiene esta casa editorial, y en el que se le otorga un término de 20 días hábiles para dar a conocer las acciones que llevará a cabo para evitar el “uso de este vocablo por particulares no autorizados, en razón de que pueden causar confusión y engaño al público en general, respecto de la función que realiza esta empresa”.

El documento –que realizó la vicepresidencia jurídica de la CNBV– fue dirigido al dueño y representante legal de la compañía, Leonardo Tiro Moranchel, a raíz de las “irregularidades detectadas durante la visita de inspección hecha a la empresa el 7 de noviembre de 2002 por el funcionario de este organismo, Juan José Avilés Arriola”, se señala.

Como parte del objeto social de Sitma en ese entonces estaba: promover y fomentar el ahorro entre sus clientes en las modalidades de inversión a plazo, cuentas de ahorro y cuenta corriente, así como la captación de recursos exclusivamente de sus clientes, mediante actos causantes de pasivo directo o contingente, quedando la sociedad obligada el principal y en su caso los accesorios financieros de los recursos captados, la colocación de dichos recursos se hará en beneficio mayoritario de los mismos (sic).

El 21 de febrero de 2003 María Amparo Montero Serrano, notaria pública número 5, hizo la protocolización del acta de la asamblea extraordinaria –la cual quedó en volumen 21 del instrumento 1596– en donde se modificó el objeto social de Sitma para eliminar los términos relacionados con funciones de las entidades financieras, después de la notificación hecha por la CNBV.

Con el cambio del objeto social, además de comprar, vender, arrendar y dar en comodato, enajenar, construir, reparar y negociar toda clase de bienes muebles e inmuebles y representar en calidad de agente intermediario a cualquier empresa, sólo quedó que Sitma podía contraer y conceder préstamos, otorgando o recibiendo las garantías correspondientes.



Sitma fue constituida en 1999

Sitma –la empresa que está acusada de defraudar a unas 5 mil 500 personas, quienes reclaman casi 600 millones de pesos– fue constituida el 21 de junio de 1999 en la notaría pública número 5, localizada en la ciudad de Atlixco, por Leonardo y Edmundo Tiro Moranchel con un capital social de 50 mil pesos, de los cuales 25 mil 500 pesos eran del primero y el resto del segundo.

El objeto social de la empresa era la compra y venta de equipo de computación, así como la capacitación, servicios inmobiliarios, autos, diseño y publicidad. La empresa se creó con una duración de 20 años.

Leonardo Tiro –quien nació en Atlixco en 1970– quedó como presidente del consejo de administración de la compañía y administrador único, mientras que Edmundo Tiro –quien nació en 1975 en la misma ciudad– quedó como comisario.

Dos años más tarde, el 27 de noviembre de 2001, ante la misma notaría pública, la empresa amplió su objeto social e incluyó funciones que sólo pueden realizar las instituciones financieras como la captación de ahorro y colocación del dinero en inversiones a plazo.

El 26 de febrero de 2003, Sitma modificó su objeto social con el fin de cumplir con las disposiciones de la CNBV que le prohibía el uso de términos relacionados a las actividades del sistema financiero. Leonardo y Edmundo Tiro Moranchel continuaban como los dos accionistas únicos de la empresa.

Además de ellos, Carlos Arturo Ruiz Delgadillo, Angélica María Maldonado Naude, Roberto Solano Silva, Luis Rey Pérez Juárez, Napoleón Álvarez Nieto y Gonzalo Cerón Gutiérrez fueron personas que tuvieron el poder de pleitos y cobranzas y el dominio pleno de administración de la empresa.

El último documento notariado que se tiene corresponde al 10 de diciembre de 2008 y se refiere a que Edmundo Tiro Moranchel presenta su renuncia con carácter irrevocable al cargo que venía ejerciendo como accionista de la sociedad, quedando como socios de Sitma Leonardo Tiro con 95 por ciento de las acciones y Luz del Carmen Escobar Hernández con 5 por ciento de las acciones.

Nota leida en:http://www.lajornadadeoriente.com.mx/2010/04/05/puebla/eco107.php
00000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000

Archivo del blog

Se ha producido un error en este gadget.