14/04/2011 A un año y 10 meses del fraude, clientes del Grupo Sitma continúan sin solución

MARTÍN HERNÁNDEZ Y JAVIER PUGA

A un año 10 meses de la quiebra del Grupo Sitma, que provocó fraudes a miles de poblanos, ayer los perjudicados realizaron otra marcha en la que participaron más de mil personas, quienes exigieron que el gobierno estatal intervenga para reparar los daños que sufrieron.

El contingente fue vigilado por un impresionante dispositivo montado por la Policía Metropolitana y sus agentes de élite que custodiaron el edificio de Protocolos, en el cruce de las calles 2 Norte y Juan de Palafox y Mendoza, a un costado del zócalo capitalino, lugar donde despacha el gobernador Rafael Moreno Valle Rosas y donde están las oficinas de la Secretaría General de Gobierno.

La Metropolitana también resguardó el Centro de Convenciones, a unas cuadras de ahí, donde se desarrolla Espacio 2011, un acto estudiantil de la empresa Televisa, para evitar que hasta este lugar llegaran los manifestantes.

Precisamente en el Centro de Convenciones, el titular de la Secretaría General de Gobierno, Fernando Manzanilla Prieto, manifestó que la administración que encabeza el panista Moreno Valle no está en posibilidades de pagar a los quejosos.

“Es ilegal destinar recursos públicos para pagarles a los defraudados de empresas que no están reguladas”, manifestó el funcionario, y añadió que lo único que puede hacer el gobierno estatal es “tratar de guiar” a los defraudados a través de la Secretaría de Servicios Legales y Defensoría Pública, para que con los activos de la empresa se les puedan pagar.

Mientras, en el zócalo de la ciudad, un sobrado dispositivo policial se dispuso ayer y en donde los uniformados hicieron gala de prepotencia y arbitrariedades, pues llegaron a impedir, sin razón alguna, el tránsito de ciudadanos que no participaban en la movilización.

“¿A donde vas?”, preguntaban los agentes de la Metropolitana, lo mismo a amas de casa, periodistas, estudiantes, turistas y participantes de Espacio 2011, quienes respondían por igual que sólo querían cruzar la calle. “No se puede. Date la vuelta”, decían casi a gritos los a ciudadanos, quienes tenían que hacer maniobras para poder pasar entre la multitud y las patrullas colocadas entre el pilar del portal Morelos del zócalo capitalino y el salón de Protocolos.



“Nos estamos muriendo y nadie nos hace caso”

Lo que no podían comprender los manifestantes es por qué se aplicó semejante operativo en su contra, cuando la mayoría de ellos, casi 90 por ciento, son ancianos.

“¿Qué les podemos hacer, agarrarlos a bastonazos y pegarles con nuestras sombrillas?”, cuestionó Abel Flores, un hombre de 70, quien depositó más de 10 mil pesos de sus ahorros en Inverbien y ahora nadie le puede decir exactamente qué pasó con su dinero. Menos si algún día lo volverá a ver.

Los defraudados de la decena de inmobiliarias y de las cajas de ahorro que quebraron en los últimos dos años aseguran que se están enfrentando un problema que no tiene solución: la muerte.

Estiman que durante este tiempo son un centenar de hombres y mujeres los que han fallecido sin haber recuperado sus ahorros. “Y ese dinero ya se perdió, porque sus familiares tampoco saben qué hacer para recuperarlo. ¿Quién se lo va a quedar?”.

A la fecha, ni en la Procuraduría General del estado de Puebla ni en la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, como en la Comisión para la Defensa de los Usuarios de los Servicios Financieros les han dado siquiera algún indicio de que habrá solución; ni siquiera del tiempo, quizás años, que podría tardar en recibir de vuelta sus ahorros, sino simple y llanamente una solución.

“Nos estamos muriendo y nadie nos hace caso”, clamó Beatriz Hernández, de los defraudados de Comercializadora Mexicana de Servicios, Bienes, Médicos y Recursos Administrativos.

La promesa que ayer les hizo el secretario general de Gobierno, Fernando Manzanilla, de “orientarlos” para recuperar sus ahorros, se suma a las cientos que han escuchado los defraudados desde que comenzaron los llamados “escándalos financieros”, que suman más de 2 mil millones de pesos sin que una sola haya sido realmente efectiva.

Antes de que culmine este mes habrá una nueva reunión entre éstos y representantes del gobierno estatal; si no llegan a un acuerdo, advirtieron que comenzarán a “tomar” instituciones bancarias, “a ver si así nos hacen caso”.

Nota leida en:http://www.lajornadadeoriente.com.mx/2011/04/15/puebla/jus207.php
************************************************************************************

Archivo del blog

Se ha producido un error en este gadget.