10/10/2009 El Destino Alcanzó a Tiro Moranchel y al Grupo Sitma

El Destino Alcanzó a Tiro Moranchel y al Grupo Sitma

Mario Alberto Mejía

El 10 de junio pasado, hace ya cuatro meses, el quintacolumnista publicó la primera de una serie de columnas sobre un grupo que hoy está en boca de todos: SITMA.

A continuación presento algunas columnas relacionadas con la empresa de Leonardo Tiro Moranchel, quien creció como la espuma, de la noche a la mañana, y desde esas alturas hoy ve desmoronarse su imperio.

Ocurrió durante la más reciente visita de Josefina Vázquez Mota a Puebla.
A la reunión privada acudieron la ex secretaria de Educación Pública y candidata plurinominal panista, el “empresario” Leonardo Tiro Moranchel, director general del Grupo Inmobiliario SITMA; Edmundo Tiro, director general de InverGroup, y otros miembros del PAN poblano.

Ahí, entre los tintos y los alimentos, se acordaron varias cosas.
De entrada: una aportación económica de SITMA a la campaña del Partido Acción Nacional en Puebla.

Y más: la creación de una especie de universidad avalada por el periodista Sergio Sarmiento, quien constantemente acude a los numerosos actos de Leonardo Tiro y hasta hace uso de la palabra.

(El analista Erick Guerrero, también de Televisión Azteca, es la imagen oficial de InverGroup, la empresa de Edmundo Tiro).

Otra reunión con panistas, aunque esta vez encabezada por Rafael Moreno Valle Rosas, tuvo lugar recientemente en Puebla.

Ahí, nuevamente, Leonardo Tiro ofreció sus recursos –mejor dicho: los dineros de los ahorradores que invirtieron en SITMA- para la campaña política del senador.

Y, como con Josefina Vázquez Mota, hubo promesas de amor político y financiero.

Pero el sueño de los hermanos Tiro empezó a convertirse en pesadilla anteayer, cuando la Comisión Nacional Bancaria y de Valores reveló que SITMA opera sin permisos y no forma parte del sistema financiero mexicano, lo que coloca en un alto riesgo las inversiones que esa compañía ha captado en todo el país.

En ese sentido: Grupo SITMA no cuenta con la autorización para “captar recursos del público mediante la celebración de operaciones de depósito, préstamo, crédito, mutuo o cualquier otra operación que implique la obligación de devolver el importe de dichos recursos”.

El 3 de marzo de 2009, la periodista Socorro López publicó, en su columna Balance Financiero, varias líneas reveladoras sobre la otra cabeza de la hidra: InverGroup:

“Un nuevo fraude financiero podría darse en Puebla a través de InverGroup Desarrollo Inmobiliario (DI), que en las últimas semanas no ha cubierto pagos a sus inversionistas, no cuenta con autorización oficial financiera para recaudar dinero y hasta sigue un proceso de amparo, por lo que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) inició una investigación en torno a esta firma que supuestamente invierte en inmuebles.

“De acuerdo a fuentes consultadas por Balance Financiero, esta firma poblana es objeto de una investigación desde hace una semana por las autoridades financieras del país por su forma de operar en los estados de Puebla, León y Aguascalientes, en total con 10 sucursales. En sus operaciones ofrecía pagar elevadas tasas de interés (pena convencional, según la firma) a sus inversionistas, y según decía superiores en 20 puntos porcentuales a lo que pagó la misma Bolsa Mexicana de Valores, por ejemplo.

“Por lo menos desde hace un mes algunos de los casi 10 mil inversionistas en InverGroup denunciaron que les entregaron ‘cheques de hule’, cuando supuestamente cobrarían el rendimiento de sus inversiones. Funcionarios de la empresa en Puebla no les dieron una respuesta satisfactoria, aunque para el miércoles 25 de febrero empezó a solucionarse parcialmente el pago de las inversiones.

“En algunas de sus sucursales en Puebla el disgusto de los clientes es notorio cuando acuden a reclamar porque sus cheques no tienen fondos, no pudieron hacer efectiva la cantidad que les habían prometido.

Balance Financiero tuvo conocimiento, además, que la firma dirigida por Edmundo Tiro Morancheldesde finales del año pasado no cubre con puntualidad los salarios a su propio personal.
“(…) InverGroup no está registrada oficialmente en la CNBV, tampoco la reconoce la Condusef, y ni siquiera existe un contrato de protección en la Profeco. Es decir, no está plenamente avalada por las autoridades financieras.

“Es inexplicable que si no cuenta con ningún permiso para ‘recaudar dinero’ y pagar elevados intereses, esté en operación a la vista de todos, alquile oficinas y servicios, contrate personal y sepublicite a nivel nacional.

“(…) InverGroup es una firma poblana de reciente creación, hasta hace unos días sus oficinas centrales y fiscales se ubicaban en 49 Poniente 1181 (al sur de la ciudad), pero la semana pasada fueron desocupadas, personal de la empresa sólo se concreta a señalar ‘nos cambiamos cerca de ese lugar’, pero rehúsa dar la nueva dirección, y remite a los clientes a las sucursales que operan en la capital poblana, por ejemplo, en la Capu o en la Animas Boulevard Atlixco 3115.

“La firma dice ser del sector inmobiliario, aunque su actividad parece más de un intermediario financiero; a nivel local y nacional en su publicidad se presenta como ‘líder en el mercado de inversión inmobiliaria’. Además es parte del Grupo Inmobiliario Verhome SA de CV, que realiza la compra-venta de bienes e inmuebles (sic), y cuyas oficinas se localizan en la Carretera Federal Tlaxcala-San Martín Km. 1 No. Local 60, Puebla, Puebla.

“(…) La cara más conocida y que al público le dio ‘confianza’, es la del analista Erick Guerrero Rosas, asesor oficial del Grupo InverGroup, quien incluso apenas el pasado 9 de febrero en esta ciudad de Pueblaavaló el informe que rindió el director del grupo Edmundo Tiro y la actividad del propio grupo.

“En esa ocasión Guerrero Rosas aseguró que: ‘El sector de la construcción siempre marca el ritmo de crecimiento de un país. Por eso, en el caso de los nuevos proyectos de GIV Corporativo, a través de InverGruop, Inversión Inmobiliaria, serán los desarrollos que más beneficios producirán en la economía’.

“(…) Por demás es sabido que nadie da nada a cambio, y mucho menos dinero. Al parecer la ambición y desinformación es lo que caracteriza a ciertos clientes de este tipo de instituciones, cuando les ofrecen pagar tasas de interés mucho más elevadas que cualquier institución bancaria reconocida o de lo que se puede ganar en la Bolsa Mexicana de Valores.

“InverGroup DI dice ofrecer un portafolio de inversión flexible, dinámico y con alta disponibilidad, con 25 plazos distintos de Inversión en Desarrollos Inmobiliarios (IDIS), y una ‘tasa líder muy superior al común denominador’.”

Hasta aquí la larga pero necesarísima cita.

No deja de ser curiosa la semejanza que hay entre las empresas de los hermanos Tiro.
Y es que lo que escribió Socorro López sobre InverGroup se le puede aplicar sin cambiarle una coma al Grupo SITMA.

Las Mentiras de Leonardo Tiro (Historias del Grupo Sitma)

Hace unas semanas, Televisión Azteca Puebla transmitió el noticiero Hechos para Despertar desde la mismísima sede del Grupo Sitma.

En esa emisión, Juan Carlos Valerio y Sandra Ortiz entrevistaron, entre otros, a Leonardo Tiro, presidente del Consejo Administrativo del hoy polémico grupo inmobiliario.
Sonriente, con la confianza desbordada, el señor Tiro habló de las grandes obras que Sitma está haciendo en Puebla, México y el Mundo.

Curiosamente, la primera obra que mencionó fue una que no está construyendo su grupo: las Torres N, ubicadas en La Noria, atrás del centro comercial Sam’s.

Primera mentira.
Luego habló de una serie de inversiones con rendimientos de más del 30 por ciento anual –muy por encima de lo que dan los bancos- que hoy sabemos, gracias a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), que son ciertamente hechizas, pues la Comisión, a través de un comunicado hecho público el lunes pasado, dejó en claro que Sitma opera sin permisos y no forma parte del sistema financiero mexicano, lo que coloca en un alto riesgo las inversiones que esa compañía ha captado en todo el país.

En otras palabras: el grupo del señor Tiro no cuenta con la autorización para “captar recursos del público mediante la celebración de operaciones de depósito, préstamo, crédito, mutuo o cualquier otra operación que implique la obligación de devolver el importe de dichos recursos”.

Segunda mentira. Vuelvo al primer tema.

En Puebla todo mundo sabe que las Torres N son un desarrollo inmobiliario propiedad de Noria Business Center S.A. de C.V., cuyos socios son, entre otros, el ingeniero Héctor González y el abogado Guillermo López.

Grupo Sitma de ninguna manera posee acciones de dichas torres.

Tampoco, hay que decirlo, el señor Leonardo Tiro está integrado al consejo directivo.
En lo que sí tiene que ver Sitma es en la promoción de las ventas de Torres N.
Sólo eso.

Promoción de las ventas de los pisos.

Y otra cosa: Tiro, a través de Sitma, adquirió tres locales de las torres.
Tres locales.
No las torres.

Tres.
El problema es que Tiro –y eso sí: tiro por viaje- anuncia públicamente que las torres forman parte de su grupo y que él, y no otro, las está construyendo.
Si así engaña a un grupo de empresarios, qué podemos esperar de los modestos inversionistas que creyeron en que se podía soñar sin opio.

Habrá que ver hasta dónde quiere llegar.

***Por cierto: ayer, la periodista Socorro López Espinosa publicó en su portal Balance Financiero una información importante sobre el Escándalo Sitma:

“Bancomer ‘evalúa su relación con la empresa Sitma’, que es su cliente, a raíz del señalamiento hecho el lunes por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) de que no está autorizada para recaudar dinero del público, hacer préstamos o créditos, y que no es parte del sistema bancario ni del financiero.

“Ejecutivos de la casa matriz de BBVA-Bancomer consultados directamente por Balance Financiero aceptaron que Sitma Grupo Inmobiliario sí es su cliente y que desde hace dos años -aproximadamente- a petición de éste operan el sistema de tarjetas de prepago o “monedero electrónico”, mediante el cual se les deposita cierta cantidad a los usuarios de esos plásticos.

“Pero de ninguna forma el banco tiene relación ni obligación alguna con los mil tenedores de dichos plásticos, porque ‘no son clientes de Bancomer. El cliente es Sitma, es quien tiene una cuenta con nosotros y a partir de ésta adquirió las mil tarjetas de prepago, y él nos indica (al banco) a qué tarjetas se les deposita, qué cantidad y cuándo. Nosotros no decidimos esos depósitos’.”

+++Cuentan que Leonardo Tiro era un muchacho bueno y feliz durante su adolescencia en su natal Atlixco.

Bueno y feliz… y bastante modesto.

Se habla incluso de que su familia tenía un puesto en el mercado local.
Los años corrieron y las cosas cambiaron.

Cosas, faltaba más, de la cultura del esfuerzo.

+++Más Sobre los Hermanos Tiro Moranchel. Un lector muy bien informado nos platica sobre uno de los hermanos del dueño de Grupo Sitma:

“Hace casi 9 años que empezaron a saltar las primeras sospechas sobre los hermanos Tiro.
“Un hermano de Leonardo, Mauricio Tiro Moranchel, comenzó con un pequeño negocio de muebles y decoración en la 29 Oriente 601-1 (atrás del Vip’s de Plaza Dorada) y decía que el negocio era de unos ahorro de la familia.

“¿Te imaginas montar un negocio a la corta edad de 21 años?

“Pero resulta que 6 meses después reubicó el incipiente negocio a Teziutlán Sur, en La Paz, y fue aquí en donde nadie entendía de dónde había salido el dinero para la inversión tan fuerte que representaba establecer una mueblería como la que ‘de la noche a la mañana’ había aparecido en ese lugar”.

+++ El reportero Ernesto Aroche, quien le ha venido siguiendo los pasos a Sitma y a Leonardo Tiro Moranchel, descubrió que esta empresa ya desapareció de su página web las “referencias a desarrollos inmobiliarios que presumía hasta antes de que se conociera el comunicado de la CNBV. La compañía inmobiliaria promovía siete fraccionamientos en el estado: Ánimas y La Candelaria en Atlixco; Espigas I y II, en Izúcar de Matamoros, y los Alcatraces, en Cuatlancingo, todos en Puebla.

“Hoy de esos ya sólo quedan dos, las Espigas y los Alcatraces, de su sitio electrónico desaparecieron las referencias a los desarrollos de Atlixco y se integraron dos más: Loma Verde en San Martín Texmelucan y Trigal de Saiz, sin referencia alguna de su ubicación geográfica más allá de las fotos que muestran terrenos baldíos.

“Sobra decir que toda referencia a las Torres N, publicitada por todos lados como uno de los proyectos más sólidos de Sitma, ya desapareció por completo del sitio web de “Servicios Inmobiliarios y Computación SA de CV –una de las razones sociales con que Sitma opera.”

Curiosamente, este día aparece un desplegado en El Columnista y otros diarios más firmado por Noria Business Center S.A. de C.V., propietaria de las Torres N, en el que se deslinda de “todo hecho irregular, derivado de las declaraciones publicitadas por Sitma Grupo Inmobiliario que puedan causar perjuicio grava y manifiesto a terceros”.

Líneas atrás, el desplegado aclara que Sitma “no es dueño de acciones de Torres N y no forma parte de este consejo directivo”.

Y más: “Las acciones de Torres N no están a la venta, ni respaldan inversiones de Grupo Sitma o capital de terceros”.

Y más: “El Consejo de Administración de Noria Business Center con fecha 15 de junio del presente año cancela los servicios de Sitma Grupo Inmobiliario como promotor de ventas de Torres N”.

Atrás quedaron las declaraciones y la publicidad impresa que ligaban a Sitma con las Torres N.

+++Los Socios de Leonardo Tiro. Su ídolo es el colombiano Pablo Escobar Gaviria, fundador y capo de uno de los cárteles de la droga más influyentes del mundo en su momento.

Se inició en los negocios con un changarrito que tenía en la Línea Fronteriza Internacional, entre Tijuana y San Isidro, donde vendía terrenos del Grupo Lagza.

De pronto, de la noche a la mañana, y ya con una chequera poderosa, se mudó a la exclusiva Plaza Río Tijuana

Y se volvió millonario.

¿De quién hablamos?

De Jorge Ojeda, director del Grupo Aries y socio de Leonardo Tiro Moranchel, el polémico presidente del Consejo de Administración del Grupo Sitma.

Hermanado con el empresario Hugo Torres, originario de Rosarito, Ojeda invirtió en terrenos ejidales sin regularizar y se puso a construir The Towers, en Puntazul, un desarrollo –reza la publicidad- “que revitalizará la zona”.

Según las notas de prensa, Ricardo Ortiz, director Jurídico de Grupo Joya, afiliado al Grupo InmobiliarioAries, explicó durante el evento de arranque de The Towers (…) que la empresa cuenta con capital 100 por ciento mexicano.

“La construcción –dicen las notas- inició con la edificación de la Torre Neptuno, en la que se invertirán 45 millones de dólares y que generarán más de 500 empleos fijos y 300 eventuales en los dos años que requerirá su construcción.

“En su primera etapa, se construirán un total de 19 niveles con un promedio de 60 departamentos tan sólo en la primera torre que se edificará y que serán de gran lujo.

“Se prevé la construcción de este fraccionamiento de lujo sobre 70 hectáreas de terreno y que contará con un campo de golf a la orilla del Océano Pacífico. Se contará con un total de tres torres para de ahí hacer un fraccionamiento horizontal alrededor de las torres; una casa club y espacios comerciales, todo en unlapso de 5 años.

The Towers está ubicado en el kilómetro 35 de la carretera Tijuana-Ensenada, y en su primera torre dispondrá de departamentos de lujo desde 159 mil hasta los penthouse de 500 mil dólares.”

Hasta aquí la cita periodística.

Sobra decir que Ojeda es muy amigo del presidente municipal de Tijuana –de filiación panista- y del gobernador José Guadalupe Osuna Millán –también panista.

Hace unos días, en plena polémica generada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, Tiro Moranchel fue a Tijuana a ver a su amigo y socio.

Y es que su ayuda, en momentos tan críticos como éstos, es de vital importancia.

Nota leida en:

http://www.pueblaonline.com.mx/la_quinta_columna/?p=719
************************************************************************************

Archivo del blog

Se ha producido un error en este gadget.